CONVICCIONES 2

 

Cómo leer la Biblia y recibir revelación.

1.No es un libro más.

La Biblia es y contiene la Palabra de Dios.

Cuando te acercás por primera vez a la Biblia, te das cuenta que no es un libro común. Hay algo en la Biblia que la hace diferente. Cuando la leemos, cada parte nos toca de cerca, nos conmueve, se puede tocar a Dios en cada palabra.

Jesús le dio importancia a las palabras de Dios.

Mateo 4:4  Jesús respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

Dios hizo el mundo por la Palabra

Hebreos11:3  Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.

La Palabra actúa en nosotros

1Tesalonicenses 2:13  Por lo cual también nosotros sin cesar damos gracias a Dios, de que cuando recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la palabra de Dios, la cual actúa en vosotros los creyentes.

La Palabra es viva y hace cosas en nuestro ser

Hebreos 4:12  Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

2. Inspirada por el Espíritu Santo

La Biblia tiene un autor: el Espíritu Santo. Fue El quien inspiró a los escritores de la Biblia a redactar lo que tenemos hoy. Por eso se nota en toda la Biblia un hilo conductor desde el principio hasta el fin y un solo tema: La redención del hombre por parte de Dios.

 2Timoteo 3:16  Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,

2Pedro 1:20  entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, 21  porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo. 

 3. La Palabra del reino es una semilla.

Jesús comparó a la palabra de Dios como una semilla que se siembra y cae en diferentes terrenos. Cada terreno reacciona a la semilla de diferente manera. Para que lleve fruto, es necesario que caiga en buena tierra o sea, en personas que la valoren, la oigan con fe, la declaren y la pongan en práctica.

Mateo13:19  Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino.

 Es la verdad

Juan 17:17  Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.

Santiago 1:18  El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas.

4. Cuando leo la Palabra de Dios…

 La Palabra me limpia.

Juan 15:3  (Jesús le dijo a sus discípulos) Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.

Efesios 5:25  Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, 26  para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, 27  a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.

 La Palabra me trae más fe.

Romanos 10:17  Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

 La Palabra me enriquece.

1Corintios 1:5  porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en él, en toda palabra y en toda ciencia;

Te conviene cada día apartar un tiempo para leer la Biblia.

Comenzá por el Nuevo Testamento para conocer la vida y los hechos de Jesús, luego continuá con el libro de los Hechos de los Apóstoles donde verás la obra maravillosa del Espíritu Santo en la iglesia que recién estaba naciendo.

Las cartas de los apóstoles a las iglesias te darán la parte teórica y la práctica de la vida cristiana victoriosa.

No olvides que la Biblia es tu alimento diario para tu sanidad y liberación.

5. LA BILIA Y EL ESPIRITU SANTO

 El Espíritu Santo nos guía a toda la verdad.

Juan 16:13  Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

La tarea especial del Espíritu en nosotros es guiarnos a toda la verdad. Para eso, El necesita que la Palabra de Dios esté en nosotros.

Colosenses 3:16  La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros…

Cuando la Palabra de Dios está en nosotros, el Espíritu Santo puede traerla a nuestro pensamiento y corazón cuando la necesitamos.

Muchas veces necesitarás saber cuál es la verdad de las circunstancias que estás pasando. Entonces el Espíritu te guiará a la verdad a través de la palabra de Dios.

Cuando conocemos la verdad, esa verdad nos trae libertad.

Juan 8:32 “…y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”.

 El Espíritu nos revela la voluntad de Dios.

Dice la Biblia que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta. Por eso es tan importante que busquemos SU voluntad en cada aspecto de nuestras vidas.

La voluntad de Dios se revela especialmente en su Palabra.

Más todavía, su voluntad fue revelada a través de Su Hijo Jesucristo.

Hebreos 1:1   Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, 2  en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;

El Espíritu Santo, sabe cuál es la voluntad de Dios y nos la revela para que andemos en ella.

La Biblia tiene dos vocablos para “palabra”. Una de ellas es “logos” y la otra “rhema”.

“Logos” se refiere a la Palabra escrita, al libro en sí.

“Rhema” es la Palabra que me es revelada a mí para una situación especial.

Es así que podemos tener en nuestra mente mucha Palabra “logos”, pero necesitamos una Palabra que nos dirija en momentos especiales: una palabra “rhema.

El Espíritu Santo tiene la Hermosa tarea de transformar de repente aquello que hemos leído muchas veces en una Palabra que nos levanta, nos sana, nos libera. Es una Palabra rhema para nosotros en particular.

La Palabra es la espada del Espíritu.

Es la herramienta de ofensiva que es vital en nuestra batalla diaria contra nuestro enemigo, Satanás.

Jesús venció a toda tentación del enemigo con la Palabra de Dios. El le dijo: “vete, Satanás, porque escrito está…”

Efesios 6:17  Y tomad el yelmo de la salvación,y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;

6. Cómo leer la Biblia. 

  1. Con el Espíritu Santo

Cada vez que te decidas a leer la Biblia, hacelo junto con el Espíritu. El es el autor de la Biblia, el que la inspiró y el que puede ayudarte a interpretarla.

Orá antes de leer y decile: “Espíritu Santo, al leer la Biblia te pido que me guíes a toda verdad y me sea revelada la voluntad de Dios para mi vida a través de ella”.

  1. Con un método.

Hechos 6:2  Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas. 4  Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra. 

Los apóstoles sabían bien qué cosa requería prioridad. En este pasaje de Hechos, ellos convocan a los discípulos para aclararles cuáles serán sus prioridades de allí en más: la oración y la Palabra de Dios.

¿Qué cosas te distraen de estos dos objetivos importantes? Es necesario ocuparse, ser disciplinado y dedicarse. Tener un método para leer la Palabra es fundamental.

EL método tiene que ver con establecer prioridades y usar el tiempo y el lugar adecuado. Si tengo tiempo pero no el lugar adecuado, no me aprovechará la lectura. Si tengo el lugar pero no tengo tiempo, tampoco sacaré provecho.

  1. Estudiándola

Hechos 17:11  Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, estudiando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.

Juan 5:39  Estudiad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí;

El estudio requiere también de un método.

Hay tres puntos que debemos tener en cuenta al estudiar la Biblia: Observación, Meditación, Aplicación y Declaración.

La Observación debe contestar a la pregunta “¿Qué dice el pasaje que leí?”

La Meditación contesta a la pregunta “¿Qué me dice el pasaje a mí?”

La Aplicación responde a la pregunta “¿Qué debo cambiar, dejar o incorporar a mi vida de acuerdo a este pasaje?”

La Declaración de la Palabra hace que se empiece a cumplir en nosotros.

Colosenses 3:16  La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales. 

Algunos pasajes que te servirán para un mejor estudio. 

Juan 5:24  De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.

Lucas 1:38  Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia.

Lucas 5:5  Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red.

Juan 12:48  El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero.

Juan 14:23  Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.

Juan 14:24  El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió.

Lucas 11:28  Y él dijo: Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan.

Santiago 1:21  Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas.

Santiago1:22  Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.

Mateo 8:8  Respondió el centurión y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra, y mi criado sanará.

  1. Teniendo fe en Su Palabra.

Lucas 7:7  por lo que ni aun me tuve por digno de venir a ti; pero dí la palabra, y mi siervo será sano.

Juan 2:22  Por tanto, cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto; y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había dicho.

Juan 4:50  Jesús le dijo: Ve, tu hijo vive. Y el hombre creyó la palabra que Jesús le dijo, y se fue.

Cientos de promesas que están escritas en la Biblia, están listas para que nosotros las reclamemos. Cada una de ellas tiene el sello de Dios que es fiel para cumplirlas. Solo hay que tenerle fe a Dios que es capaz de contestarnos la oración y la declaración de SU Palabra.

Cuando alguien muy querido nos hace una promesa, el solo hecho de quién la dijo, ya nos genera confianza de que cumplirá lo que prometió. Nuestra fe en Dios y Su Palabra se basa en quién hizo las promesas: alguien mucho más fiel y amoroso que la persona que más confianza nos genere en este mundo. EL te ama tanto que nunca te fallaría, ni te decepcionaría. El es totalmente confiable en todo lo que ha dicho. Solo es necesario tener fe en Su Palabra.

La Biblia dice que Dios no se agrada de los que no le creen.

Hebreos 11:6 “…porque sin fe es imposible agradar a Dios”

¿No te molesta cuando alguien no te cree cuando lo hacés una promesa? Si, y a Dios también le molesta cuando no le creen lo que El ha prometido.

  1. Permaneciendo en Su Palabra. 

Juan 8:31  Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; 

Jesús dijo en este pasaje que no solo es necesario creer en él, sino llegar a ser su discípulo.

Para ser discípulos de Jesús debemos permanecer en su Palabra. Solo así seremos sus verdaderos discípulos.

¿Qué significa permanecer en la Palabra?

El tiempo y las cosas de nuestra vida pueden desafiar aquello que hemos creído y muchas veces podemos llegar a dudar de la Palabra de Dios. Solo aquellos que siguen creyendo, estudiando, meditando, declarando la palabra, permanecen siendo discípulos verdaderos de Jesús.

Mantenete creyendo lo que Dios dijo y esa fe hará que todo se acomode en su lugar.

LA PALABRA EN LA BOCA Y EN EL CORAZÓN 

Romanos 10:8  Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos.

Las personas que reciben bendición continuamente, saben que la causa de eso es mantenerse en la Palabra de Dios.

Siempre tienen una palabra de fe para decir. ¿No es bueno encontrarse con personas que te ministran fe y siempre tienen una palabra positiva?  Sí, es buenísimo. Para poder tener siempre una palabra de fe y esperanza, es necesario que esté continuamente  en nuestra boca y nuestro corazón.

El Señor le decía a su pueblo que hablara la Palabra. Le decía: “La palabra está cerca de ti, en tu boca, en tu corazón, vamos, decí la palabra, creé la palabra, pronunciá palabras de fe.”

Nuestra boca debe permanecer hablando la Palabra de Dios.

Nuestro corazón debe permanecer creyendo la Palabra de Dios y continuamente debemos estar predicando la Palabra de fe.

Es fundamental que te mantengas pronunciando palabras de fe. Cuando las cosas vienen mal, seguí pronunciando palabras de fe y creelas en tu corazón. Tu corazón debe creer lo que estás diciendo con tu boca. Y tu corazón lleno de fe, debe inspirar las palabras que salen de tu boca.

¿Cómo hizo Dios todo lo que vemos? Por la Palabra. Lo que se ve fue hecho de lo que no se veía, solo por pronunciar la Palabra. Cada Palabra que pronunció Dios, tenía que ver con fe.

Marcos 14:21  A la verdad el Hijo del Hombre va, según está escrito de él…

Jesús caminaba en este mundo por lo que estaba escrito sobre el Mesías. El era el Mesías, y miles de pasajes de la Biblia hablaban de El. Jesús tenía conciencia de todos los pasajes bíblicos que hablaban de El. Imaginate. Saber que tu destino está todo escrito en un libro. Así, podia decirle a sus discípulos con mucho tiempo de anticipación, lo que le iba a pasar a él, o también a la ciudad, al mundo, a ellos.

¿Por qué no pensar que también nuestra vida puede ser dirigida por la Palabra de Dios?

La Biblia tiene cientos de pasajes que se refieren a la vida diaria de todos nosotros. Tiene consejos para los niños, para los adolescentes, para los matrimonios, para los padres, para los ancianos. Pasajes preciosos dedicados a la mujer, a los presidentes, a los empresarios, a los pobres y a los ricos, a los enfermos y olvidados, etc., hacen de la Biblia un libro para tener en cuenta a la hora de buscar consejo sabio y dirección para nuestras vidas.

Pero más que nada, la Biblia me habla a mí particularmente. No hay nada mejor que saber que Dios tiene una Palabra personal para mi y está en el mismo libro que tiene palabras personales para todos los seres humanos.

Todo lo que Dios tenía para decir, lo dijo en su Palabra.

Solo es necesario buscar allí lo que necesitamos y disfrutarlo.

MAS CORTANTE QUE ESPADA DE DOS FILOS.

Hebreos 4:12  Cada palabra que Dios pronuncia tiene poder y tiene vida. La Palabra de Dios es más cortante que una espada de dos filos, y penetra hasta lo más profundo de nuestro ser. Allí examina nuestros pensamientos y deseos, y deja en claro si son buenos o malos. 

¿Estás listo para que la Palabra de Dios te examine? La Palabra va a dejar claro si nuestros pensamientos y deseos son buenos o malos. 

NUNCA VUELVE VACÍA 

Isaías 55:10  Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, 11  así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié. 

La promesa de Dios es que cada vez que te acerques a Su Palabra, ésta va aproducir algo maravilloso en vos.

Nunca la Palabra vuelve vacía a Dios. EL la envía con un propósito, que produzca fruto. La Palabra es alimento del cielo. Es semilla para sembrar y cosechar. Hace lo que quiere Dios y se cumple. La Palabra de Dios propera, avanza, crea circunstancias y scenarios para nuestra bendición.

Como en la antigüedad se pedía la bendición a los padres antes de salir a hacer cualquier cosa, ahora también necesitamos la bendición de Dios por medio de Su Palabra.

¿Qué encuentro en la Biblia?

Veamos la disposición que tiene la Biblia.

ANTIGUO TESTAMENTO

LOS CINCO PRIMEROS LIBROS (Pentateuco)

 

 

 

Los comienzos GENESIS Historia de la Creación del Universo, de la Tierra y  del hombre. Relato de la vida de Noe, Abraham, Isaac y Jacob
La Salida de Egipto EXODO Historia de la esclavitud y libertad en Egipto. Vida de Moisés.
Leyes de culto LEVÍTICO Establecimiento del sacerdocio y las leyes ceremoniales.
En el desierto NUMEROS La vida y los milagros en el peregrinaje hacia la Tierra Prometida.
Fin del desierto DEUTERONOMIO Resumen de los mandamientos de Dios para entrar a la Tierra Prometida. Muerte de Moisés y sucesión de Josué.

LOS LIBROS HISTORICOS

 

 

 

JOSUE La entrada y conquista de la Tierra Prometida.
JUECES Comienzo del gobierno humano sobre Israel.
RUT Historia de vida de una mujer especial
1 SAMUEL Historia del profeta Samuel
2 SAMUEL Historia del Rey David
1 REYES Sucesiones de reyes comenzando con Salomón.
2 REYES Reyes de Israel y profetas.
1 CRONICAS Más relatos históricos.
2 CRONICAS Más relatos históricos.
ESDRAS Historia de la vuelta del exilio Babilónico.
NEHEMIAS Reconstrucción de los muros de Jerusalén.
ESTER La reina del pueblo de Israel.

 

 

LOS LIBROS POETICOS

 

JOB, SALMOS, PROVERBIOS, ECESIASTES, CANTAR DE LOS CANTARES DE SALOMÓN.

 

LOS PROFETAS MAYORES.

 

ISAÍAS, JEREMÍAS, LAMENTACIONES, EZEQUIEL, DANIEL.

 

LOS PROFETAS MENORES.

 

OSEAS, JOEL, AMOS, ABDÍAS, JONÁS, MIQUÉAS, NAHÚM, HABACUC, SOFONÍAS, AGEO, ZACARÍAS, MALAQUÍAS.

 

EL NUEVO TESTAMENTO.

LOS EVANGELIOS (Historia de Jesús y sus discípulos)

 

MATEO, MARCOS, LUCAS Y JUAN.

 

HISTORIA DE LA IGLESIA PRIMITIVA

HECHOS DE LOS APOSTOLES.

 

CARTAS DE LOS APÓSTOLES.

Cartas del Apóstol Pablo.

ROMANOS, 1 Y 2 CORINTIOS, GALATAS, EFESIOS, FILIPENSES, COLOSENSES, 1 Y 2 TESALONICENSES, 1 Y 2 TIMOTEO, TITO, FILEMON, Y SE CREE QUE FUE EL ESCRITOR DE HEBREOS.

 

CARTAS DEL APOSTOL JUAN

1, 2 y 3 JUAN, APOCALIPSIS.

 

CARTAS DEL APOSTOL PEDRO

1 Y 2 PEDRO

 

CARTAS GENERALES

SANTIAGO, JUDAS.

LA SINGULARIDAD DE LA BIBLIA.

La Biblia fue escrita en un período de 1500 años.

Tiene más de 40 autores diferentes.

Algunos autores eran reyes, otros esclavos, campesinos, rabinos, pescadores, recaudadores de impuestos, etc.

La Biblia tiene un solo tema: Dios salva a la humanidad por medio de su Hijo Jesucristo.

Fue escrita en tres continentes: Europa, Asia y Africa.

Fue el libro más vendido de toda la historia.

Fue el libro que se tradujo a más idiomas y dialectos.

VERSIONES DE LA BIBLIA QUE CONVIENE TENER

VERSION REINA-VALERA 1960

DIOS HABLA HOY—Versión popular

NUEVA VERSIÓN INTERNACIONAL. (NVI)

BIBLIA EN LENGUAJE ACTUAL.

BIBLIAS DE ESTUDIO.

DICCIONARIOS BIBLICOS

Diccionario Bíblico Certeza.

Diccionario Bíblico Mundo Hispano. 

PARA USAR EN LA COMPUTADORA.

BIBLIOTECA ELECTRÓNICA CARIBE

E-SWORD (Completa colección de Biblias, comentarios y diccionarios bíblicos para la computadora).

REGISTRO DE LECTURAS

Leí la 1ra vez

Leí la 2da vez

Leí la 3ta vez

Leí la 4ta vez

Leí la 5ta vez

Leí la 6ta vez