¡NECESITO AYUDA URGENTE!

La auto ayuda no es suficiente en todos los casos. La fuerza de voluntad o el convencimiento propio de que todo va a estar bien a veces no alcanzan. Necesitamos un poder extra que nos ayude en esos momentos muy complicados de la vida cuando las emociones y los sentimientos han tomado el control.

Jesús dijo:

15 »Si me aman, obedezcan mis mandamientos. 16  Y yo le pediré al Padre, y él les dará otro Abogado Defensor, quien estará con ustedes para siempre.  17  Me refiero al Espíritu Santo, quien guía a toda la verdad. El mundo no puede recibirlo porque no lo busca ni lo reconoce. Pero ustedes sí lo conocen, porque ahora él vive con ustedes y después estará en ustedes.   18  No los abandonaré como a huérfa-nos; vendré a ustedes.  

                              Juan 14:15-18

Cuando Jesús habló de la venida del Espíritu Santo se refirió a él con una palabra griega: parakletos. En la lengua griega esa palabra literalmente quiere decir alguien que es llamado al lado de uno como abogado «. Notemos que el abogado no viene solo, es llamado a venir, a participar para actuar a favor del que lo está necesitando. Pero es el por qué es llamado lo que le da a la palabra distintas asociaciones. Los griegos la usaban en muchos contextos.

1. UN ABOGADO DEFENSOR

Un paraklétos podía ser una persona llamada como abogada para defender a un acusado al que se le va a imponer una pena. En el mundo espiritual las cuestiones legales son muy importantes. Muchas veces se nombra a Satanás como el “acusador de los hermanos”. Ese es un concepto que está asociado a una corte legal. Hay un acusador, un acusado, un abogado defensor y un juez. Jesús dijo que podemos llamar al abogado defensor  para que actúe en aquellos momentos en que el acusador nos encierra con sus calumnias y mentiras.

man in black long sleeve shirt holding pen
Un coaching aporta otra mirada al problema.

2. UN EXPERTO, COACHING

La palabra parakletospodría también tratarse de un experto al que se llama para que aconseje en una situación difícil; o alguien a quien se llama para ayudar, por ejemplo, a una compañía de soldados que se encuentra deprimida y desanimada, infundiéndole nuevo ánimo. Siempre el paraklétos es alguien que se llama para que ayude en tiempos de dificultad o necesidad. Hoy en día esa tarea está muy asociada con la palabra “coaching”, consejero, que significa alguien que puede aportar una mirada diferente a la problemática que está sucediendo y así infundir ánimo para salir de la situación.

3. UN CONFORTADOR, CONSOLADOR

Confortador, que es la palabra que se usa en las biblias clásicas inglesas, sería en muchos casos una buena traducción porque conservaba el sentido latino derivado de fortis, que quiere decir valiente; y un confortador, por consiguiente, era alguien que infundía valor, valentía a personas derrotadas o acobardadas o desanimadas. Confortar quiere decir «dar vigor, espíritu y fuerza»; Consolar significa «aliviar la pena o aflicción de alguien» 

hands people friends communication
El Espíritu Santo nos capacita para poder con la vida.

No cabe duda que el Espíritu Santo es Consolador; pero, no limitemos Su actividad a empatizar con nosotros lastimosamente. A menudo hablamos de “poder con algo”, y de “no poder más”. Esa es precisamente la labor del Espíritu Santo: suprime nuestra incapacidad y nos capacita para poder con la vida. El Espíritu Santo transforma una situación desesperada en una vida victoriosa.

LA PERSONA OLVIDADA DE LA TRINIDAD

Todos los que creemos en Dios lo amamos porque es nuestro Padre Celestial, amamos también a Jesús por lo que Él hizo por nosotros en la cruz. Pero qué poco tenemos en cuenta al Espíritu Santo para nuestra vida diaria y para los tiempos de angustia y desesperación que a veces nos suceden. Recordemos que el Espíritu Santo estaba ordenando el Universo al comienzo de la creación cuando “la Tierra estaba desordenada y vacía”.

También recordemos que fue Él quien ungió a los reyes y profetas de la antigüedad para su tarea. Fue el Espíritu Santo el que intervino en la concepción milagrosa de María, la madre de Jesús. Fue también Él quien resucitó a Jesús de los muertos y quien llenó a los doce apóstoles de un poder sobrenatural el día de Pentecostés.

¿Cómo no podrá ayudarnos a nosotros en nuestros momentos de angustia y depresión?

Estoy completamente seguro de que, si obedecemos al mandamiento de Dios de ser llenos del Espíritu Santo (Efesios 5:18), Él tomará el control de todos los aspectos de nuestra vida, ya que se empezará a manifestar el fruto que Él produce que es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y dominio propio (Gálatas 5:22-23).

¿Quieres ser lleno ahora del Espíritu de Dios y experimentar esa vida de poder y autoridad? Puedes hacerlo ahora orando y pidiendo a Dios que Él te llene de su Espíritu y Él lo hará.

Ora así: “Padre Santo, en obediencia al mandato de ser llenos del Espíritu Santo que se encuentra en Efesios 5:18, te ruego que me llenes ahora con la plenitud de tu Espíritu y que tomes el control de toda mi vida momento a momento. Recibo con fe la plenitud del Espíritu y declaro que Él toma el control de toda mi vida. Lo hago en el Nombre de Jesús, amén.”

Si has hecho esta oración con fe, ya estás lleno de la plenitud del Espíritu Santo. No lo dudes, ya que la Biblia dice que si pedimos algo que sea la voluntad de Dios, el nos oye y nos concede lo que le hemos pedido (1Juan 5:14-15)

Te pregunto: ¿es la voluntad de Dios que seas lleno del Espíritu Santo? ¡Si! ¿Si le pides que te llene del Espíritu Santo, lo hará Él? ¡Por supuesto! En base a esa confianza de que estamos pidiendo algo que es su voluntad, recibimos por la fe la plenitud del Espíritu en nuestras vidas. Caminamos por fe en la llenura del Espíritu y vamos experimentado su guía y su dirección momento a momento. ¡Amén!

“¿Y qué pasa si no siento nada?”

¡No dependas de los sentimientos para creer! Nuestra fe no está basada en los sentimientos sino en la Palabra de Dios que contiene las promesas que recién mencionamos. Nuestra seguridad es la Palabra de Dios que no cambia y siempre es segura.

“¿Solo hay que pedirlo una vez y ya?”

No, en la Biblia se ve que los discípulos fueron llenos del Espíritu muchas veces. Siempre que volvamos a tomar el control de nuestras vidas, debemos arrepentirnos y volver a cederlo al Espíritu, y eso puede ser momento a momento. No te canses de pedirle a Dios que te llene, él lo hará siempre y cada vez será más evidente su obra en ti.

A medida que diariamente vayas pidiendo ser lleno del Espíritu, irás notando cómo Él toma el control de cosas que ni pensabas que podían suceder. Aprende a ver y reconocer la obra del Espíritu, esa es la gran aventura para la que Dios te creó.

Dominar nuestras emociones no es una obra humana, es una obra divina. Debemos aprender a depender de Dios para todo y Él hará el resto.

“Confía en el SEÑOR y haz el bien; entonces vivirás seguro en la tierra y prosperarás.   Deléitate en el SEÑOR, y él te concederá los deseos de tu corazón.   Entrega al SEÑOR todo lo que haces; confía en él, y él te ayudará.” 

                                      Salmos 37:3-5

Deja un comentario