cold snow sea dawn

CÓMO VIVIR UN DÍA A LA VEZ

¡Bendito sea el Señor, nuestro Dios y salvador,
que día tras día lleva nuestras cargas! Salmos 68:19

La vida se puede vivir de tres maneras:

1. Mirando hacia el pasado

Las cosas que nos pasaron en la vida, especialmente las negativas, dejan algún tipo de huella. Para los que saben aprovechar las circunstancias difíciles, dejan cosas positivas. Claro que no se ven inmediatamente, sino luego de un tiempo. Cuando nos damos cuenta de lo bueno que nos dejaron, podemos resolver los enojos y frustraciones de ese momento y hasta podemos perdonar a quienes lo causaron. Pero hay personas que se quedan ancladas en el pasado. Sienten la impotencia de no poder volver el tiempo atrás y evitar lo que les pasó, sienten el enojo y el rencor que les dejó la mala actuación de alguna persona. Esa manera de vivir los va deteriorando interiormente aún cuando tienen tiempos de felicidad, de disfrute momentáneo.

2. Mirando hacia el futuro.

La otra manera de vivir es estar siempre esperanzados en el futuro. «Cuando me compre la casa seré feliz». «Cuando encuentre mi pareja me sentiré pleno/a» «Cuando tenga ese nuevo empleo, ya no tendré problemas económicos». Aunque planificar el futuro es algo bueno y recomendable, no es bueno estar esperanzados en algo que tiene infinitas posibilidades de que no ocurra. Como alguien dijo: «¿Qué puede salir mal de este plan? ¡Todo!» El apóstol Santiago lo decía muy claramente:

«Presten atención, ustedes que dicen: «Hoy o mañana iremos a tal o cual ciudad y nos quedaremos un año. Haremos negocios allí y ganaremos dinero».  14  ¿Cómo saben qué será de su vida el día de mañana? La vida de ustedes es como la neblina del amanecer: aparece un rato y luego se esfuma.  15  Lo que deberían decir es: «Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello».  16  De lo contrario, están haciendo alarde de sus propios planes, y semejante jactancia es maligna.  17  Recuerden que es pecado saber lo que se debe hacer y luego no hacerlo.  

Santiago 4:13-17

Planifica bajo dependencia del Señor. Que tus planes sean inspirados por él siempre. Dice Proverbios 16:3  «Pon todo lo que hagas en manos del SEÑOR, y tus planes tendrán éxito.»

3. Viviendo día a día.

El Salmo 68:19 dice:  «¡Bendito sea el Señor, nuestro Dios y salvador, que día tras día lleva nuestras cargas!»

Cada día tiene sus propios problemas y debemos lidiar con ellos, pero la promesa del Salmo 68:19 dice que Dios es nuestro Salvador y que Él se ocupa de nuestras cargas día tras día. Hay una enorme sabiduría en vivir el presente tomado de la mano de Dios porque de esa manera Él puede trabajar para sanar nuestra alma de las heridas del pasado y preparar el camino para un futuro lleno de buenas cosas. Los planes para el futuro están en las manos de Dios. Él mismo dijo en la Biblia:

«Yo sé los planes que tengo para vosotros, planes para vuestro bienestar y no para vuestro mal, a fin de daros un futuro lleno de esperanza. Yo, el Señor, lo afirmo.»

Jeremías 29:11

Deja que el Señor sane tus heridas del pasado, que Él se ocupe de planificar tu futuro y que Él lleve tus cargas del presente día tras día. Amén!!

Deja un comentario