ESTOY PERDIENDO EL CONTROL!

Estamos ya en Septiembre, mes de renuevo en esta parte del mundo. Nada puede impedir un cambio como el que está por suceder en estos días en la creación. Cambia la temperatura, el color del cielo, las plantas se renuevan, la alegría parece volver a los corazones.

En este contexto de renovación de la creación, estamos esperanzados en un renovar de nuestras vidas desde lo espiritual hacia afuera. Un cambio en el espíritu trae un cambio en los pensamientos, en el alma y en el cuerpo.

La gente llena de vida espera este tiempo para cargarse de energías y seguir disfrutando de la vida. Todos necesitamos de gente que en estos momentos nos inspiren, nos den aliento, nos hablen de esperanza, de que hay un buen futuro para el que cree. Necesitamos gente sabia, que sepa andar a la luz del Señor y comunique confianza y dominio propio.

Hoy quiero hablarte de cómo mantener el control de nuestras vidas en tiempos complicados como estos. Qué te parece si ya comenzamos?

CÓMO CAMBIAR DESCONTROL POR SABIDURÍA

En el norte de América se come mucho un pescado que se llama bacalao. Los empresarios que lo comercializan querían venderlo a otras partes entonces para que llegara bien en el viaje an barco, lo congelaban. Pero cuando llegaban al otro país el congelamiento hacía que el pescado perdiera mucho sabor. Probaron entonces llevarlos vivos en contenedores con agua de mar, pero resultó que llegaron con la carne muy blanda y con menos sabor aún. Entonces a alguien se le ocurrió una idea genial: la de poner en los tanques de agua al mayor enemigo de los bacalaos: el bagre. Cuando lo hicieron, los bacalaos llegaron al otro país con la carne firme y con un sabor muy bueno. El hecho de estar en movimiento para no ser comidos, los mantuvo en forma.

Una persona sabia pudo salvar un comercio de millones de dólares! La Biblia dice en Eclesiastés 8:5-6:

“Los sabios encontrarán el momento y la forma de hacer lo correcto, pues hay un tiempo y un modo para cada cosa, incluso cuando uno está en apuros.”

Es muy común perder el control hoy en día, y como todo el mundo pierde el control, cuando te sucede no le parece raro a nadie. Parece que es una cultura de nuestra sociedad. Si alguien no vio en el tránsito a otro conductor y sin querer le roza el auto, es posible que el dueño del auto chocado se baje inmediatamente a pelear o a amenazar con un arma al otro. Ya estamos acostumbrados, no es raro. No nos agrada, pero no es raro. Es por eso que aumentan los femicidios, porque ya no hay paciencia, se pierde el control muy rápido.

Se dice que los cristianos vamos contra la corriente y es verdad. Hemos aprendido del mejor: Jesús. Nunca lo vemos descontrolado o desquiciado. Era una persona sabia y encontraba el momento y la forma de siempre hacer lo correcto. Aun cuando estuvo en horas muy difíciles. SI sientes que has perdido el control y el equilibrio emocional y tienes miedo de que esto te transforme en otra persona, quiero darte algunos consejos que seguramente te vendrán muy bien.

COMO PUEDO HACER PARA RECUPERAR EL CONTROL DE MI VIDA?

1. Pida sabiduría a Dios.

El pasaje que nos sirve de guía, dice que los sabios encontrarán el momento y la manera de solucionar las cosas. La sabiduría que describe la Biblia no es la acumulación de conocimientos sino la que nos sirve para el día a día, la sabiduría práctica, esa que llega cuando más la necesitamos y que trae claridad, perspectiva, creatividad. Esa sabiduría es sobrenatural, es la que viene de Dios.

Cuando pierdo el control debo pedir sabiduría a Dios

El apóstol Santiago decía que si alguno tiene falta de sabiduría, que se la pida a Dios y que él le dará abundantemente y no se la reprochará. A veces, cuando estamos en problemas solemos decir: “y ahora qué hago?” La pregunta debería ser: “hay algún lugar tranquilo donde pueda orar pidiendo a Dios sabiduría?”

Ahora, cuando le pedimos a Dios sabiduría, hay que esperar que llegue. Muchos dicen “le dije yo al Señor, dame sabiduría para encarar esto” pero pocas veces he oído el testimonio de como Dios hizo el milagro de traer su sabiduría al corazón. Cuando viene lo de Dios siempre nos maravilla porque ocurre algo que nunca había ocurrido, se me ocurren cosas que ni había nunca tenido en cuenta y aparecen señales y caminos que nunca había transitado. Es sobrenatural.

2. Buscar el momento adecuado.

Uno está en el control cuando puede esperar el momento adecuado para actuar, para solucionar algo. No todo momento es el adecuado, pero hay un momento que si es el adecuado. La Biblia dice que Jesus llegó en el momento justo, ni antes ni después. Así dice: “y cuando llegó el tiempo, Dios mandó que Jesus nazca de una mujer”. Eso significa que Dios supo esperar el tiempo adecuado. No es en cualquier momento, es en el momento adecuado. Varias veces, durante su ministerio, los discípulos de Jesús querían que él se manifestara como un líder político o que hiciera algo que ellos pensaban que era correcto hacer en ese momento, pero Jesus les decía: “ustedes no saben que todavía no es mi momento”. El era consciente de los tiempos exactos para cada cosa.

Muchas veces me he equivocado al actuar en caliente, por el primer impulso, por las ganas de sacarme el gusto de responder inmediatamente, y he sufrido las consecuencias. Pero también recuerdo que bien se siente cuando puedo esperar, respirar hondo, contar hasta tres millones y actuar en el momento adecuado. Todo sale mejor y mas fluido.

3. Busca la mejor forma.

La tercera cosa que debemos hacer para no perder el control, ademas de pedir a Dios sabiduría y buscar el momento adecuado, es buscar la mejor forma de solucionar los problemas. Aquí cabria una pregunta: “que pasaría si…”. Es como hacer una lista de los pros y los contras de tomar una decisión. Para eso hay que ser pacientes, como dicen, parar la pelota, mirar hacia todos lados y luego actuar de la mejor manera.

Churchill fue primer ministro de Inglaterra en la época mas terrible de la segunda guerra mundial. Tuvo mucha oposición cuando tomó decisiones extremas, pero fue uno de los estadistas mas reconocidos de su época. En un momento crucial cuando los alemanes iban a bombardear Londres, el rey de Inglaterra tomó la decisión de pedirle a todo el pueblo que hicieran un día completo de ayuno y oración. El día del ataque alemán cuentan que algo pasó que hizo que los aviones de guerra no pudieran salir de los aeropuertos y eso le dio un día mas de tiempo para poder defenderse. Esa decisión cambio la historia de la segunda guerra mundial. Churchill esperó el mejor tiempo y la manera correcta de solucionar las cosas.

Hay personas que hacen historia y otras que son una leyenda. Los descontrolados solo figuran en la parte negativa de la historia de la humanidad. Son los que no supieron esperar ese minuto demás para ver con claridad lo que podrían hacer. Los que se rindieron antes de tiempo, los que dijeron esto no da para mas, es imposible.

Se cuenta de dos ranas que andaban cerca de un patio y que saltando y saltando, se cayeron dentro de una olla con leche. Una dijo: no puedo saltar aquí, la olla es muy lisa, y la leche no me deja respirar, me voy a ahogar, me voy a ahogar, y si, se ahogó. La otra se mantuvo en movimiento para no hundirse y siguió pataleando fuerte hasta que en un momento de tanto moverse y patalear la leche se cortó y se transformó en manteca. Así pudo mantenerse arriba y saltar fuera de la olla.

No te rindas, no pierdas el control, no actúes sin sabiduria, fuera de tiempo de de la mala manera.

El final del versículo que leímos de Eclesiastés dice que los sabios encuentran el mejor momento y la mejor manera aun en momentos difíciles. Nadie quiere problemas y todos quisiéramos vivir sin ellos. Pero eso es en otro planeta seguramente. En este planeta, tendremos problemas, por lo menos uno por día dijo Jesus.

Estas pasando por momentos complicados? Bueno, es la mejor época para aprender a encontrar el momento justo y la manera adecuada para solucionarlos. Es el tiempo para monitorear si perdemos el control o estaremos sobre las circunstancias.

Deja un comentario