CÓMO AUMENTAR TU CONFIANZA EN DIOS

PORTADA CONFIANZALa fe es una cualidad del espíritu. Es algo que se tiene o no se tiene.

¿Cómo se que tengo fe? Por sus subproductos. Te doy un ejemplo:

Un libro es la muestra de que los árboles existen, ya que el papel se extrae de los árboles. Si tienes un mueble de madera no puedes negar la existencia de los árboles. No puedes sentarte en una silla de madera negando la existencia de los árboles. No puedes limpiarte los dientes con un escarbadientes de madera y mientras tanto charlas con otros sobre la no existencia de los árboles. Los subproductos te dan la prueba de que sí existen.

Hoy la fe de los cristianos está siendo probada. Malas noticas, miedo, inseguridad, falta de trabajo, todo eso puso a prueba nuestra fe. No sabemos el origen de la pandemia, pero sabemos que Dios usará esta circunstancia para mejorar nuestras vidas. Es así y siempre ha sido así. Dios ordena las cosas de tal manera que siempre salimos beneficiados.

Primer subproducto de la fe: confianza.

Estamos acostumbrados a ser desconfiados, es más, cuando vemos a una persona demasiado confiada decimos que es un Gil. ¿Por qué somos así? Porque nos han fallado demasiado.

Alguien dijo que cuando Dios le dijo a todo el mundo que se amen unos a otros, el único que  entendió fue el perro.

Nos cuesta creer en las personas. A veces decimos: “hmmm, no le tengo fe” que quiere decir , no le tengo confianza.

¿Cómo se que tengo fe? Porque siento la confianza. ¡Que tremendo que Dios hiciera que la seguridad de que tengo fe venga de un sentimiento, de una emoción!

Los médicos dicen que una persona con fe en Dios, se sana más rápido que una que no tiene fe. Está comprobado. El médico no ve la fe como si fuera un documento, un certificado. Ve las consecuencias de la fe: se sanó en menos tiempo. Mientras tanto, en cada visita, el médico  veía la fe en el rostro del paciente, podía percibir una confianza interior que otros pacientes no tenían. El paciente pasaba por el proceso de la enfermedad con optimismo, confianza y seguridad. Nadie puede negar la fe cuando hay evidencias en una persona. La primera evidencia es una sensación que se ve: confianza. Alguno puede decir que esa persona es una tonta por creer en algo que no se ve, pero luego los resultados son muy visibles.

ESO ME GUSTAUna hermana pidió oración porque su esposo hacía varias semanas que no tenía trabajo. Oramos a la mañana y a la tarde ya lo habían llamado para trabajar. Su pedido de oración nos llegó por un mensaje texto. Su confianza en Dios, hizo que encendiera el teléfono, buscara la aplicación de WathsApp y enviara el pedido de ayuda. Mientras escribía, seguro la confianza la guiaba. Nadie escribe un pedido de oración pensando: “soy una tonta al creer en Dios, esto no va resultar, qué estoy haciendo”. Ella se acercó a Cristo y él le respondió. ¿Cómo lo sabemos? Porque se acercó al Cuerpo de Cristo, la iglesia y recibió la respuesta a su pedido. La confianza tuvo su premio, su esposo mañana comienza a trabajar. No fue solo confianza en la oración, fue confianza en la oración a Dios. Muchos tienen confianza en la oración y no les importa a quien le ores. Puedes orar al Universo, a Buda, a San guchito, no les importa. A veces dicen que mientras oren, no importa a quién. Si oran, eso trae buena vibra, buena energía y todo suma, todo sirve, dicen. Eso no es fe en Dios. Es fe en la oración.

Una relación basada en la fe.

En una parte, la Biblia dice que sin fe es imposible llevarse bien con Dios. Literalmente dice que una relación con Dios sin tenerle fe es inviable. No tiene futuro, no va a ninguna parte. Tener fe en Dios no solo es tener una creencia religiosa, es una relación de persona a persona basada en la confianza. ¿Alguna vez han desconfiado de ti sin motivos? Se siente horrible. Una relación profunda sin confianza en el otro, no puede prosperar, es más, uno desea deshacerse de esa relación porque no hay confianza mutua. No se puede fingir una relación armoniosa, vigorosa, plena. Mientras no esté la confianza como un componente esencial, no habrá relación. Por eso dice la Biblia que sin confianza, sin fe, es imposible que Dios se sienta contento, que esté agradado, que corra a tu encuentro, que desee estar contigo. Él te seguirá amando porque él es amor, pero tú falta de confianza en Dios le ata las manos.

Santiago, el apóstol, parecía no confiar en cualquiera que decía que tenía fe en Dios. “Si, si, bla, bla, bla, tu dices que tienes fe pero yo no la veo. Porque la fe tiene resultados, tiene obras. ¿tu dices que tienes fe? Muéstrala entonces. Yo te espero. Luego que me muestres tu fe sin las obras, hablamos.

Santiago quería dejar bien en claro que la fe se ve claramente.

Primero se ve en el rostro. Una persona que está en una relación con Dios  basada en la confianza, es feliz, se siente segura, duerme bien, esta tranquila y relajada. Puede pasar por el valle de sombra de muerte pero no teme mal alguno porque sabe que Dios estará también allí y no lo dejará.

Segundo, se ve en los resultados sorprendentes y sobrenaturales de haber confiado en Dios. Las obras de Dios son como el es: sobrenaturales.

Decir: “he visto a Dios” puede sonar a locura, pero cuando tengo la evidencia en las manos, no hay discusión posible.

En la Biblia se cuenta del día en que Dios explotó por la desconfianza de una persona en su poder. Es el discurso de Dios más largo de la Biblia en el que expone su maravilloso poder. Se lo dijo a Job, quien estaba pasando por una dificultad de salud muy complicada. Al verse en tal dolor, empezó a desconfiar del poder de Dios y a desafiarlo a que se presente. Y Dios se presentó y durante tres capítulos le dijo a Job que estaba hablando sin sabiduría, sin confianza en su poder. Dios le expuso su obra creadora, los cielos, la tierra los animales, las plantas, las galaxias, las estrellas, en definitiva, le cerró la boca.

Job se quedó pasmado. Se dijo a sí mismo: “mejor que cierre la boca”. Y si hermano, a veces es mejor cerrar la boca y no hablar sin sabiduría, hablar palabras de desconfianza y de desafío a Dios.

Aparentemente, la única manera que tiene Dios de ver si confías o desconfías de él, o sea que le tienes fe, es a través de las pruebas. El apóstol Pablo, en el final d

Diapositiva6

e sus días, empezó a sacar cuentas de todo lo que había vivido junto a Dios y dijo: “ya hice todo lo que tenía que hacer, he terminado la carrera, y  no he perdido la fe en Dios.” Pablo había pasado por cosas complicadas que nosotros quizás nunca pasemos, pero no perdió la fe, no se quejó y siguió confiando en Aquel que no falla.

Renueva tu confianza en Dios porque él es perfectamente confiable y lo ha demostrado millones de veces. Disfruta del primer subproducto de la fe que es un sentimiento de confianza en tu Padre que te ama incondicionalmente.

Si quieres ver este mensaje en Youtube como fue dado por el Pastor Oscar Ferro, puedes hacer click en el siguiente enlace:


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s