¡ESE NO ES TU PROBLEMA!

Diapositiva2

¡Ahí viene el próximo problema! Parece que saliste de uno y ya viene otro. Jesús dijo que cada día trae uno. Bueno, hay que enfrentarlo.

Diapositiva3

Una de las mejores maneras de conocernos a nosotros mismos es a través de los problemas. Cada reacción nos delata. El temor es una reacción normal en el primer momento de una mala noticia o de la sensación de algo malo, pero cuando esa emoción te paraliza, entonces te vuelves TEMEROSO.

La ansiedad es otra emoción con la que venimos de fábrica. Estamos inquietos hasta que se resuelva el problema. Pero cuando la ansiedad te cierra la garganta y te hace perder el apetito o te descompone, entonces te vuelves ANSIOSO.

El enojo viene cuando algo nos disgusta o nos frustra. Pero cuando el enojo controla tu vida, entonces te vuelves AMARGADO.

¿Si Dios te pusiera una etiqueta que te defina, qué diría? ¡Temeroso!, ¡Ansioso!, ¡Amargado!

Hay una historia en la Biblia que nos relata de un rey que se puso muy nervioso y ansioso frente a un problema que no esperaba.

Josafat era el Rey de Judá cuando un día se enteró que varios reyes habían decidido atacar y conquistar su reino. El pasó por todas las emociones que un hombre puede tener frente a este problema.

  1. QUEDÓ ATERRADO POR LA NOTICIA (2Cr. 20:3)
  2. TRANSMITIÓ SU ANSIEDAD A TODOS (2Cr. 20:4)
  3. ORÓ DUDANDO DE LA PALABRA DE DIOS (2Cr. 20:6-11)
  4. DECLARÓ DELANTE DE DIOS SU IMPOTENCIA Y CONFUSIÓN. (2Cr. 20:12)

DIOS ESTÁ EN EL CONTROL

En ese momento, Dios levantó una palabra profética que alentaba al pueblo a no tener miedo, sino esperar en Dios porque esa batalla no les pertenecía, era la batalla de Dios.

Diapositiva8

Todos los movimientos del enemigo que viene en contra de nosotros, Dios los conoce. Todos los días los ángeles del Señor nos defienden de ataques de los cuales no somos conscientes. Él pelea tus batallas siempre, no lo dudes.

UNA ESTRATEGIA DISTINTA

Josafat recibió instrucciones de cómo encarar el problema. No eran las que esperaban, pero debían hacer caso. ¿Qué decían estas instrucciones?

a. ENFRENTEN EL PROBLEMA

“Mañana marchen contra ellos” 2Cr.20:16

Dios no quería que huyeran, sino que enfrenten el problema. Esto significa hacer lo que hay que hacer. Si es una guerra, nos ponemos la armadura y salimos.

b. QUÉDENSE QUIETOS Y OBSERVEN

Luego de dar el primer paso de fe que es enfrentar el problema, hay que dar el segundo: estar quietos y ver obrar a Dios. 2Cr. 20:17

Somos gente de acción, sentimos que si no hacemos algo las cosas no funcionan. Pero esta no era su guerra sino la guerra de Dios. Lo único que tenían que hacer era llegar al campo de batalla y observar cómo Dios les daba la victoria sin su intervención.

LA ALABANZA TRAE LA VICTORIA

Josafat odenó que delante del ejército marcharan los cantores y cantoras que alabaran a Dios. Cuando empezaron a cantar: «Porque el Señor es bueno y su misericordia dura para siempre», entonces vino la victoria. Ese día los enemigos de Judá se mataron entre ellos y Josafat no tuvo que mover un dedo. Recogieron grandes riquezas de sus enemigos de tal manera que estuvieron tres días cargando el botín.

CONCLUSION

Mañana vendrá otro problema. ¿Cómo lo vas a enfrentar? ¿Aterrorizado, ansioso, contagiando miedo a tu familia, dudando de Dios, o vas a esperar a que el Señor te de la estrategia para ese problema? Lo más difícil de todo es esperar en Dios, pero eso es justo lo que hay que hacer.

 

 

Deja un comentario