¡Usa tu mente de una vez!!

cambia-tu-mente

“¡Usa la cabeza!” me decía mi papá cuando hacía algo sin pensar las consecuencias de mis actos. La verdad es que no usar lo que Dios nos dio es un desperdicio. Si todas las personas usaran un poco más la facultad de pensar antes de hablar o de actuar, las cosas serían diferentes.

DIOS TIENE PENSAMIENTOS                                                                                                      Una vez, Dios reveló sus propios pensamientos cuando dijo:

“Yo sé los pensamientos que tengo acerca de ustedes, pensamientos de bien y no de mal, para darles un futuro y una esperanza” Jeremías 29:11

En este versículo vemos que Dios tiene:

a. Autoconciencia. “Yo sé los pensamientos que tengo”. Dios no solo piensa, sino que está consciente de  sus propios pensamientos.

b. Autoevaluación. “Pensamientos de bien y no de mal” Dios es capaz de distinguir lo que está bien de lo que está mal dentro de sus propios pensamientos.

c. Anticipación. Dios es capaz de percibir que los pensamientos que tienen llegarán a un resultado.

Tú fuiste hecho a imagen y semejanza de Dios, por lo tanto también tienes esas tres cosas como patrones de tu pensamiento. Entonces, solo es cuestión de usar lo que Dios te dio. Honramos a Dios cuando usamos sus dones maravillosos para bendecir y beneficiar a otros.

UNA MENTE UNGIDA                                                                                                                      San Pablo decía que nosotros podemos entender cosas que van más allá de lo terrenal. Podemos entender las cosas espirituales y celestiales porque tenemos la mente de Cristo. Esta palabra, Cristo, significa “ungido, unción”.

Pues, «¿Quién puede conocer los pensamientos del SEÑOR? ¿Quién sabe lo suficiente para enseñarle a él?”. Pero nosotros entendemos estas cosas porque tenemos la mente de Cristo.  1 Corintios 2:16

La palabra mente tiene aquí el siguiente significado:

a. Conciencia reflexiva. Yo puedo darme cuenta que puedo pensar y al hacerlo le doy lugar a los pensamientos.

b. Conciencia de percepción y comprensión. Mi mente es capaz de percibir palabras, hechos, circunstancias y sucesos y poder comprenderlos e incorporarlos.

c. Conciencia de emociones, juicios y determinaciones. Mi mente puede sentir la influencia emocional de lo que me pasa o de lo que percibo que me pasa, emitiendo un juicio valorativo y activando una decisión en base a esto.

Imaginemos lo bueno que sería que hagamos de nuestros pensamientos una herramienta que Dios pueda usar para comprender sus revelaciones, sus pensamientos, su voluntad. Nuestra mente ha sido redimida de la maldición de la vieja naturaleza. Ahora podemos comprender cabalmente las cosas eternas, las espirituales. Dios acomoda lo espiritual a lo espiritual y nosotros llegamos a comprender sus pensamientos porque tenemos una mente ungida por Dios.

Seguiremos…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s