IPA2018 – TALLER 3 ¿Qué es la semilla?

Diapositiva1

La semilla cae en el corazón de los que oyen de tres maneras diferentes:

  • Las palabras
  • Los frutos
  • Las obras

Diapositiva2

Con las palabras representamos pensamientos y cosas imaginarias, pero más que nada, con ellas comunicamos nuestra percepción y comprensión de la realidad.

Las palabras son unidades de lenguaje, habladas o escritas, que funcionan como una representación de la realidad.

Las palabras pueden ser audibles o espirituales. Las audibles las recibimos en nuestros oídos, las espirituales las recibimos como pensamientos con los oídos de nuestro hombre interior.

LA REALIDAD

  • Es todo lo que era, es y será.
  • Incluye todos los seres, lugares y cosas.
  • Incluye todos los eventos, procesos, relaciones, poderes y autoridades.
  • Incluye el estado de las cosas.

 COMO REPRESENTAMOS LA REALIDAD

 Con imágenes, o semejanzas, incluyendo imágenes mentales.

  • Una narración, declaración, aseveración.
  • Un testimonio, mensaje, instrucción, declaración, enseñanza, doctrina.

Tengamos en cuenta que todas estas representaciones se hacen principalmente con palabras. Dios dice que las palabras, frutos y obras provienen del corazón:

Lucas 6:43-45  “No hay árbol bueno que dé mal fruto ni árbol malo que dé fruto bueno.  44  Cada árbol se conoce por su fruto: no se recogen higos de los espinos ni se vendimian uvas de las zarzas. 45  El hombre bueno dice cosas buenas porque el bien está en su corazón, y el hombre malo dice cosas malas porque el mal está en su corazón. Pues de lo que rebosa su corazón, habla su boca.

Las palabras, los frutos y las obras son una representación de los contenidos y la naturaleza del corazón de una persona.

Diapositiva4

Los frutos son el resultado del avance de la vida de la semilla. El fruto de la semilla visualiza el resultado de lo que dejamos que crezca en el corazón. La Biblia dice que la semilla produce el fruto de su naturaleza:

Génesis 1:11  Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así.

Esta es una ley de la que no podemos escapar. No hay manera de ocultar el fruto. Así como Dios creó los árboles que dan fruto, que cuando éstos maduran cambian de color para que los podamos distinguir y arrancarlos, así pasa con el fruto de la semilla que ha germinado en el corazón, en un momento se empieza a ver el resultado por la manera de vivir.

El fruto alimenta, nutre y energiza tanto para bien como para mal.

EL FRUTO CONTIENE SEMILLAS DE LA MISMA ESPECIE

Cuando el fruto se manifiesta, esparce semillas de la misma especie a aquellos que interactúan con esa persona y esa es una de las principales maneras en las que las semillas son esparcidas.

Dios esparce su semilla a través del fruto del corazón de sus hijos.

El fruto del Espíritu se manifiesta básicamente en amor. Además, en gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza.

Satanás hace lo mismo a través de sus siervos. Esparce las semillas a través de las manifestaciones de la carne.

Diapositiva6

Las obras que hacemos también siembran semillas. Ellas muestran la naturaleza de la vida dentro de nosotros.

Juan 5:36  Pero tengo a mi favor un testimonio de más valor que el de Juan. Lo que yo hago, que es lo que el Padre me encargó que hiciera, prueba que de veras el Padre me ha enviado. 

La fe se muestra con las obras, como dice Santiago en su carta.

Las obras de la carne (que es el corazón lleno de semillas diabólicas) son muy claras.

Gálatas 5:19-21  Es fácil descubrir cómo se portan quienes siguen los malos deseos: cometen inmoralidades sexuales, hacen cosas impuras y viciosas, 20  adoran ídolos y practican la brujería. Mantienen odios, discordias y celos. Se irritan fácilmente, provocan rivalidades, divisiones y  partidismos.  21  Son envidiosos, borrachos, glotones y otras cosas por el estilo. Os advierto, como ya antes lo hice, que quienes así se conducen no tendrán parte en el reino de Dios.

Diapositiva8

CONCLUSIÓN

Te corresponde ahora entender qué frutos han crecido en tu vida. Esos frutos son el resultado de una semilla.

Las palabras, los frutos y las obras, te representan. Jesús dijo que un hombre (un ser humano) puede ser malo o bueno, dependiendo de lo que haya en su corazón. No hay grises con Dios. O sos una cosa o sos otra.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s