SEMILLAS PARA UN TIEMPO NUEVO TALLER 1

Diapositiva2

COMO FUE FORMADO EL HOMBRE.

EL hombre fue formado por Dios con un alma inmortal (psuche) un cuerpo mortal (soma) y un corazón que es donde se recibe la semilla espiritual y allí germina. Básicamente, el corazón es un terreno diseñado para recibir la semilla espiritual que será plantada allí.

Mateo 13:19  Cuando alguien oye la palabra acerca del reino y no la entiende, viene el maligno y arrebata lo que se sembró en su corazón. Ésta es la semilla sembrada junto al camino.

Nuestro corazón está diseñado para ser un jardín espiritual. La semilla espiritual es sembrada en este jardín y nosotros – nuestro espíritu, alma y cuerpo somos alimentados del fruto que produce.

Proverbios 4:23  Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida.  

Mateo 12:33-35  »Si tienen un buen árbol, su fruto es bueno; si tienen un mal árbol, su fruto es malo. Al árbol se le reconoce por su fruto.  34  Camada de víboras, ¿cómo pueden ustedes que son malos decir algo bueno? De la abundancia del corazón habla la boca.  35  El que es bueno, de la bondad que atesora en el corazón saca el bien, pero el que es malo, de su maldad saca el mal.  

Tanto Dios como Satanás siembran semillas en el corazón del hombre. Las semillas de Dios son semillas verdaderas, son creativas y dan vida (semillas incorruptibles de vida eterna, zoe).

Las semillas de Satanás son semillas falsas. Son anti-semillas. Son corruptas, destructivas y producen la muerte.

Diapositiva5

Proverbios 4:23 dice que debemos cuidar nuestro corazón. Recordemos que allí el enemigo tratará de sembrar su semilla de maldad. Por eso debemos estar atentos y ser cuidadosos del terreno que es nuestro corazón.

Adán y Eva no cuidaron su corazón y se dejaron sembrar semillas de dudas hacia Dios. La semilla produjo la concepción del pecado y el pecado trajo la muerte.

  1. RESISTE LA SEMILLA DE MUERTE

Satanás intenta sembrar su simiente. Si no resistimos su simiente, causa el deseo corrupto de concebir.

Santiago 1:15  Luego, cuando el deseo ha concebido, engendra el pecado; y el pecado, una vez que ha sido consumado, da a luz la muerte.  

Si no resistimos la semilla corrupta, entonces aparece el deseo corrupto de concebir. Luego, esto da nacimiento al pecado y a la muerte.

La muerte fue la consecuencia más inmediata para Adán y Eva. Dios no los había creado para morir física ni espiritualmente. Sin embargo, al entrar el pecado en sus vidas, también entró la muerte porque es la esencia de la semilla de maldad.

Lo que sucede con la semilla que germina en nuestros corazones es que nos hacemos participantes de la naturaleza de la semilla que recibimos. Y si le damos entrada a la semilla de maldad, participaremos del ADN de esa semilla de muerte.

Esa semilla no solo queda en la persona, sino que continúa en las siguientes generaciones. Los seres humanos llevamos la semilla de muerte que nos traspasó Adán. Solo por ser seres humanos, nacemos para morir.

Romanos 5:12  Por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y por medio del pecado entró la muerte; fue así como la muerte pasó a toda la humanidad, porque todos pecaron. 19  Porque así como por la desobediencia de uno solo muchos fueron constituidos pecadores, también por la obediencia de uno solo muchos serán constituidos justos.  

2. ACEPTA LA SEMILLA DE VIDA

Dios se acerca al hombre y trata de sembrar su simiente en nuestros corazones. Puesto que la semilla de Dios es semilla verdadera, trabaja para darnos vida – vida eterna (zoe). Cuando la semilla de Dios es sembrada en nuestros corazones y concibe, cosechamos el fruto de esa semilla y nos hacemos participantes de su naturaleza.

1 Pedro 1:23 Pues habéis nacido de nuevo, no de una simiente corruptible, sino de una que es incorruptible, es decir, mediante la palabra de Dios que vive y permanece.

2Pedro 1:3-4  Su divino poder, al darnos el conocimiento de aquel que nos llamó por su propia gloria y potencia, nos ha concedido todas las cosas que necesitamos para vivir como Dios manda. 4  Así Dios nos ha entregado sus preciosas y magníficas promesas para que ustedes, luego de escapar de la corrupción que hay en el mundo debido a los malos deseos, lleguen a tener parte en la naturaleza divina.

 

CONCLUSION

La única fuente de vida eterna está en Jesús. Solo él tiene palabras de vida eterna, semillas de vida. La Biblia dice que “en ningún otro hay salvación” y que “el que tiene al Hijo tiene la vida y el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida”.

En el principio, la Palabra que es Jesús, estaba con Dios y esa Palabra fue hecha un ser viviente y vivió entre nosotros. ÉL es la Palabra, la semilla de vida. Si lo dejas entrar a tu corazón, esa semilla dará fruto para vida eterna.

Apocalipsis 19:13 Su ropa estaba empapada en sangre y su nombre era: La Palabra de Dios.

Lucas 8:11 Ahora la parábola es esta: La semilla es la Palabra de Dios.

Proverbios 4: 20-22 Hijo mío, pon atención a mis palabras; inclina tu oído a mis dichos. No se aparten de tu vista; mantenerlos dentro de tu corazón. Porque son vida para los que los encuentran.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s