¿Cómo entender la nueva moralidad?

LIO

La moral es el conjunto de valores y costumbres que tiene una sociedad para definir lo que está bien y lo que está mal. Tan sencillo como eso. De ahí que una persona con moral es la que se ajusta a estos mandatos sociales. Los inmorales serían los que se oponen a la moral establecida de una manera provocativa o “desafiante, transgresora”, y los amorales serían los que no se rigen por ningún mandamiento o valor que la sociedad considera “moral”.

La nueva moralidad (aunque de nueva no tiene nada) es la no-moralidad. Esto significa que nadie tiene que decirme lo que está bien y lo que está mal. Yo soy el que decido lo que debo o no debo hacer, según mi parecer. Entonces la nueva moralidad o no-moralidad es una definición personal e individual que dentro de nuestra sociedad solo tiene el límite de lo ilegal. Si no hubiera código penal en la Argentina, o leyes que castiguen la delincuencia, cualquiera podría matar a su vecino sin ningún remordimiento en un arranque de “libertad de conciencia y de no moral”.

La no-moralidad se basa en cómo me siento con respecto a lo que hago, sin la necesidad de rendir cuentas a nadie. “Si te hace bien, hacelo”, es la filosofía general hoy.

Los cristianos tenemos valores que no son nuestros, son los que recibimos de Dios a través de la Biblia. Al comprometernos con Dios, nos comprometemos con sus mandamientos ya que ellos expresan su naturaleza. Al contrario de lo que piensan algunos, los mandamientos de Dios no son prohibiciones aunque lo parezcan sino indicaciones de lo que va contra la imagen de Dios impresa en todos los seres humanos.

“No matarás”, entonces es “no atentes contra la vida de otro”. “No robarás” se convierte en “no trates de adquirir por tus medios lo que necesitas, espera en Dios”, “no codiciarás” se traduce como “no envidies lo que otros tienen, ya llegará tu turno”, etc.

Una sociedad sin valores y sin mandamientos, se descontrola, se degrada y tiende al cáos, a desaparecer. Ya ocurrió varias veces en la historia de la humanidad, por eso digo que no tiene nada de novedosa.

Ya lo decía el Salmista en el Salmo 2 de la Biblia:

1¿Por qué se alborotan los pueblos paganos? ¿Por qué hacen planes sin sentido? 2  Los reyes y gobernantes de la tierra se rebelan, y juntos conspiran contra el Señor y su rey escogido. 3  Y gritan: “¡Vamos a quitarnos sus cadenas! ¡Vamos a librarnos de sus ataduras!”  

Se puede escuchar por todos lados el grito de “libertad”, “Dios se murió, la religión no sirve para nada, no queremos que nos gobiernen los mandamientos de Dios”, etc.

Los cristianos tenemos una oportunidad dorada de mostrar que vivir bajo los mandamientos de Dios es vivir dentro de los límites de lo bueno y traspasarlos es vivir en el mundo de amoral, de lo malvado y peligroso. Todos sufren cuando traspasan los mandamientos de Dios. No conozco persona transgresora feliz, no la conozco.

Sigue los mandamientos de Dios y demuéstrale a este mundo qué felices vivimos bajo sus leyes y decretos. ¡Amén!!

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s